Los contextos de GTD facilitan alcanzar la Experiencia Productiva

Contexto Experiencia Productiva

“La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía.” Gandhi

La Experiencia Productiva es aquel estado que se produce cuando estas haciendo en un momento determinado aquello que consideras que es lo que tienes que hacer, de forma relajada, sin que vengan distracciones a la mente, y con el mínimo esfuerzo. La sensación de Experiencia Productiva se circunscribe a cualquier aspecto de nuestra vida, tanto del trabajo como de la vida personal.

Una de las dificultades más comunes para hacer aquello que tienes que hacer, es tener la información necesaria para elegir, y saber por cuáles tareas no tienes que preocuparte.

La gran mayoría de las personas han alcanzado alguna vez ese estado en el que, como suelen decir, “el tiempo se les pasa volando”. Este estado provoca una sensación de calma y control, asociada a un estado de enfoque en la realización de una tarea.

Pero entonces, ¿Qué es lo que te saca de la Experiencia Productiva?

Dos de las cosas que suelen sacarnos de este estado son:

  1. Acordarnos de algo que no hemos hecho y que tendríamos que hacer, pero no es posible hacer en este momento, como por ejemplo recordar cuando no estamos en el trabajo que tenemos que preguntar a un compañero un dato que necesitamos.
  2. Estar seguros de que lo que estamos haciendo ahora es lo más adecuado según nuestras posibilidades actuales, y de que no deberíamos estar haciendo otra cosa.

En estas dos situaciones, trabajar por contexto, según la metodología Getting Things Done (GTD), nos va a facilitar superar las dos dificultades anteriores, y por tanto contribuye a mantener nuestra Experiencia Productiva.

Cuando trabajamos por contexto conseguimos, entre otras muchas cosas, despreocuparnos de aquello que no podemos hacer, bien por estar fuera del lugar, carecer de la herramienta, o estar ausente la persona con la que necesitamos contactar. También descartamos aquellas tareas que supongan dedicar más tiempo o energía de la que tenemos.

Nos quedan entonces solo las acciones que realmente podemos hacer, de manera que nos aseguramos estar haciendo lo que hay que hacer. La tranquilidad que aporta el saber que estás haciendo lo adecuado, es decisiva para crear esa Experiencia Productiva tan deseada.

Como conclusión, podemos decir que trabajar por contexto, es una de las mayores contribuciones de GTD a crear tu Experiencia Productiva.

Y tu, ¿trabajas por contexto? ¿Cuántas veces has alcanzado tu Experiencia Productiva en la última semana?

A lo largo de las próximas semanas iré publicando consejos para alcanzar tu Experiencia Productiva