VIII Jornadas OPTIMA LABEn el último post del año anterior mis deseos de año nuevo eran “ser crítico con lo que aprendes, con lo que lees, con lo que crees y con tus propios hábitos”. Intentando evitar caer en el dicho castizo de “consejos vendo, para mí no tengo”, lo primero que he hecho, siguiendo la praxis artesana, es experimentarlo en primera persona.

En las VIII jornadas OPTIMA LAB, que hemos celebrado los pasados 12 y 13 de enero en el Escorial, hemos tenido la primera oportunidad colectiva de revisar nuestras creencias. Revisar aquello que crees te ayuda a cambiar lo que haces, modificar tus hábitos y, por tanto, nos ayuda a evolucionar como personas y como red. Es un ejercicio de humildad, honestidad y deseo de mejora. No es primera vez que lo hacemos, ni necesitamos unas jornadas para hacer revisión, pero una de las cosas que favorecen los encuentros presenciales es el de reafirmar aquello que va bien, como es el trabajar sin agenda, y revisar aquello que entendemos que tiene margen de mejora. Como en casi todo, en la raíz del asunto suele estar el problema y, por supuesto, la solución.

En estas jornadas el asunto a revisar ha sido nuestra relación con los receptores de nuestras propuestas de mejora de la efectividad. En una interpretación errónea de esfuerzo artesano por ser respetuosos con los receptores de nuestras soluciones a lo largo de este tiempo, hemos sacrificado parte de nuestra comunicación con ellos. La clave de esta revisión la aportó sin duda Jordi Fortuny, la nueva incorporación a la red. Nuestro exceso de celo por ser respetuosos no puede dejar a un lado el acercarnos de manera genuina a proponer soluciones a un problema real, como es la escasa efectividad. Teniendo el respeto suficiente, y acercándonos con interés genuino para plantear soluciones, es donde se encuentra el punto óptimo para la comunicación artesana.

En todas las jornadas contamos con personas ajenas a la red, que nos aportan una visión diferente sobre algún punto que queremos revisar, y que nos ayudan a evitar caer en el pensamiento de grupo. En esta ocasión, aunque no había nadie de fuera de la red, Jordi nos ha aportado una visión fresca sobre un tema que va a ser uno de los ejes este año 2017, el año de la efectividad para OPTIMA LAB. Buscando el punto medio de acercamiento genuino para plantear soluciones de manera no invasiva, o como diría Eugenio Molini, cambiando el mundo sin hacer daño, vamos a llevar a cabo diferentes acciones para la transformación en el ámbito de la efectividad personal. Esto es para nosotros lo que Paz Garde ha bautizado como Responsabilidad Social Artesana (RSA).

2017 va a suponer un viaje apasionante, en el que ya estamos subidos los nodos de la red, Antonio José, David, Jerónimo, Jesús, Jordi, José Miguel y Paz. Te invito a acompañarnos.