No te inventes la fecha objetiva #habitolunes (VI)

Fecha objetivaHablábamos en la segunda entrega de esta serie acerca de la importancia de llevar a la agenda solo tareas con fecha objetiva. Las fechas de vencimiento para realizar una tarea son objetivas, si vienen impuestas por otros, y aceptadas por nosotros; Recuerda que uno de los principios básicos de la productividad está en saber negociar nuestros compromisos. Una vez aceptado el compromiso con esa tarea tienes ante ti una tarea con fecha objetiva, es decir, te has comprometido con un tercero, y por tanto a la hora de realizar tu revisión para hacer, son las primeras en que deberemos fijarnos al elegir, puesto que si no queremos incumplir el compromiso nos interesa hacerla lo mas pronto posible.

Las fechas subjetivas son aquellas que nosotros mismos establecemos. Hay que tener en cuenta que una fecha subjetiva es aquella que tu estableces y por tanto puedes renegociar contigo mismo. Un error frecuente es ponderar fechas subjetivas como si fueran objetivas, hecho que suele provocar estrés ya que saturamos nuestro sistema de tareas con fecha, dificultándonos además la elección de la mas adecuada a realizar en cada momento. Por este motivo es muy importante establecer como las únicas tareas que tienen fecha objetiva, aquella en las que nos hemos comprometido con terceros . Si usas, o pretendes usar GTD, a la hora de procesar es fundamental hacer esta diferencia puesto que nos marcará de una manera mas clara que tareas requieren acción, y cuales no, y de esta manera aplazaremos muchas más acciones que a la larga nos permitirán enfocarnos en aquellas que realmente requieren acción en los próximos siete días, tal y como dice David Allen.

Es importante tener en cuenta ademas que cuando tenemos varias acciones encaminadas a conseguir un resultado, lo que en GTD llamamos proyecto, y que puede ser por ejemplo, presentar la declaración de la renta, de todas las acciones que tenemos que conseguir para llegar al resultado, «declaración de la renta presentada en hacienda», la última es la que tiene fecha objetiva, porque es la que tiene un plazo, las demás no la tienen, y no podemos tratarlas como tal.

Te invito a que esta semana analices tus tareas y evites poner fecha a las que no tienen fecha objetiva, veras como reduces el estrés y avanzas más.

Espero tus comentarios, dudas y sugerencias.

By | 2016-04-22T13:36:38+02:00 13 julio, 2015|Categories: Efectividad|Tags: , , , , |3 Comments

3 Comments

  1. Jordi Sánchez 17/10/2015 at 00:29 - Reply

    Esta es una de las cosas que más cuesta de entender al principio, y que una vez aplicas te das cuenta que no tiene sentido ir poniendo fechas por todas partes: trabajar cada momento en lo que es más importante y no en lo que algún día decidimos por cualquier motivo poner una fecha sin sentido.

    • Cruz Guijarro 17/10/2015 at 11:16 - Reply

      Totalmente de acuerdo Jordi. Es profundamente liberador cuando empiezas a hacerlo bien.

  2. […] hacer el lunes a las 10 de la mañana, salvo que tengas que hacer algo que tiene que hacerse en una fecha objetiva, como una reunión,  lo más adecuado es dividir tus tareas por contexto, organizándolas según […]

Puedes dejar un comentario