Si las crisis no existieran, habría que inventarlas

Crisis es evoluciónDurante unos cuantos años hemos huido de esta palabra, ademas de por sus «efectos», hay quien la ha aborrecido por tanto repetirse. Al hablar de crisis suele hacerse en base a la parte negativa de la misma. Sin embargo pocas veces se piensa en la parte positiva que tienen las crisis. Las crisis son cambio, cambio en una situación por la propia degeneración de la misma, cambio hacía una situación diferente, evolución hacia un nuevo escenario, abandonar la situación cómoda en la que nos encontrábamos y dirigirnos hacia lo nuevo, cambiar nuestros viejos paradigmas por otros diferentes, y encontrar, como cuando éramos niños, una nueva aventura cada día. ¿A quien no le gusta volver a sentirse niño, dejarse sorprender cada día, y ver como cada cosa es nueva, diferente.

A veces hay que reflexionar sobre el momento en que dejamos de sorprendernos, ¿Cuando empezamos a considerar que ya sabíamos suficiente?. El principal problema que nos encontramos suele ser ser que si asumimos que no sabemos nos sentimos vulnerables, indefensos y desprotegidos, nos da miedo la incertidumbre, nos preocupa volver a empezar.

Una de las mayores ventajas que nos aportan las crisis es que nos dan la oportunidad de echar la vista atrás, y elegir cosas, desechar otras, y volver a empezar. Somos como aquel niño que fuimos pero ademas tenemos la mochila llena de recursos, de creencias, tanto buenas como malas, que nos han ayudado a llegar hasta aquí, y que en este momento tenemos que elegir si queremos que nos ayuden a construir mañana.

Las crisis dan la oportunidad de empezar de nuevo, de emprender una aventura sin las pesadas cargas que el paso del tiempo han ido llenando la mochila. Revisando esta, encontramos cosas que ya no recordamos porque están ahí, pero con las que cargamos todos los días. Si somos capaces de liberarnos de aquello que nos sobra, podemos avanzar más ligeros y renovar nuestros viejos deseos y sentimientos más profundos, esos que un día abandonamos por la seguridad de lo conocido. Nos permiten frenar y cambiar nuestra dirección, o incluso acelerar, si ratificamos que la dirección era la correcta.

¿Porque tenemos miedo a las crisis? En el momento actual, bajo entornos VUCA (volátiles, inciertos, complejos y ambiguos), todo cambia, evoluciona y porque no, mejora. Todo es nuevo más a menudo, y la buena noticia, es que solo de nosotros depende el como afrontarlo. Podemos quedarnos en la incertidumbre que supone, o aprovechar la oportunidad que se nos abre por delante.

Si las crisis no existieran, habría que inventarlas.

By | 2016-04-22T11:04:47+02:00 7 diciembre, 2015|Categories: Off-Topic|Tags: , , , |0 Comments

Puedes dejar un comentario