control

Puedes planificar tu vida pero no puedes controlarla

Planificar es inútilMe llamaba la atencion la semana pasada el anuncio de una compañía de seguros, cuyo lema de campaña es: «Puedes planificar tu vida, pero no puedes controlarla» Puedes ver el anuncio aquí.

En el anuncio aparece una familia modelo,la familia Villarejo, indica el locutor que incluso sincronizan los relojes cada noche para que no falle nada a la mañana siguiente. La casuística, sin embargo, hace que al final todo se vaya al traste, y al primer percance toda planificación cambia de manera radical.

Planificar consiste, como dice José Miguel Bolivar, en intentar adivinar que vas a hacer en un momento determinado. Cuando adivinas además, estas intentando adivinar 2 cosas:

  1. Circunstancias externas: El contexto. Para poder realizar las tareas necesitas tener posibilidad de realizarlas. Los contextos se crean en base a una de estas 3 situaciones:
    1. Personas: Para realizar la tarea prevista necesitas de otra persona o personas.
    2. Lugares: La tarea requiere estar en un lugar determinado y, o no se puede hacer en otro lugar, o lo más adecuado es hacerlo en ese lugar.
    3. Herramientas: Es aquella herramienta necesaria para realizar la tarea, como por ejemplo un ordenador, un teléfono, etc.
  2. Circunstancias internas: Tiempo y energía. Si todas las circunstancias externas se cumplen aún has adivinar las circunstancias internas en que te encontraras para realizar la tarea, estas son:
    1. Tiempo: Es el tiempo disponible para hacer la tarea. Cuando planificas intentas adivinar el tiempo disponible que vas a tener en un momento determinado.
    2. Energía: Es la capacidad para realizar las tareas, entendida como la atención necesaria para poder llevarlas a cabo. Intentar adivinar la energía que vas a tener en un momento determinado es una tarea difícil, puesto que puede ser que el nivel de energía necesario para acometer la tarea no sea el adecuado, con lo cual no la harás, o la harás por debajo de tus posibilidades. Si el nivel de energía es superior estarás desaprovechando esa energía para realizar otras tareas que te aporten más valor.

Cuando planificas, por tanto, estas intentando adivinar de antemano todas estas circunstancias, circunstancias externas que no dependen de ti, y circunstancias internas que aunque dependen de ti, son difíciles de controlar en un momento determinado, y que dado que nos movemos en entornos líquidos de continuo cambio es probable que varien segun lo que habíamos previsto. ¿De verdad te crees capaz de adivinar todas estas circunstancias y acertar con lo planificado siempre? Es cierto, el burro a veces toca la flauta por casualidad, pero esto no es lo habitual.

En vez de intentar adivinar, que vas a hacer el lunes a las 10 de la mañana, salvo que tengas que hacer algo que tiene que hacerse en una fecha objetiva, como una reunión,  lo más adecuado es dividir tus tareas por contexto, organizándolas según aquellos que necesitas para realizarlas, una persona, un lugar o una herramienta, y subdividirlas por tiempo y energía. Las tareas pueden conllevar mucho o poco tiempo y mucha o poca energía, con lo cual cada contexto puedo dividirlo en 4 tipos:

  • Mucho tiempo, mucha energía
  • Mucho tiempo, poca energía
  • Poco tiempo, poca energía
  • Poco tiempo, mucha energía

Lo explico con más detalle en este post

Con esta forma de trabajar, en vez de intentar adivinar que vas a hacer, adaptas las tareas a las circunstancias externas e internas de cada momento, porqué como bien dice el anuncio, puedes planificar tu vida, pero no puedes controlarla. Yo lo cambiaría por «Planificar es inútil, adáptate a la circunstancias teniendo la previsión adecuada«.

By | 2016-05-09T20:53:06+02:00 9 mayo, 2016|Categories: Gestion del tiempo|Tags: , , , , , |0 Comments