decisiones

Elegir es fácil, cuando lo haces con sentido

Elección con sentido

Le pedí fuerzas a Dios, para poder concretar mis logros. Y Él me debilitó, para que aprendiera humildemente a obedecer…
Le pedí salud para poder hacer grandes cosas. Y me dio enfermedad y dolor para que pudiera hacerlas mejores…
Le pedí riquezas para llegar a ser feliz. Y me otorgó la pobreza para que aprendiera a ser sabio…
Le pedí el poder, para así obtener el elogio de los hombres.
Me concedió la debilidad, para que llegara a necesitarlo…
Le pedí todas las cosas, para poder disfrutar de la vida. Me dio la vida, para que pudiera disfrutar de todas las cosas…
No conseguí nada de lo que pedía… pero obtuve todo lo que había esperado.
Casi a pesar de mí mismo, mis mal formuladas plegarias fueron escuchadas.
¡Soy, entre los hombres, el más rico!

Texto en la entrada del instituto de rehabilitación y salud Física de Nueva York

En estos días donde he comenzado mi revisión anual, más intensa que otros años puesto que intuyo que se acerca un fin de etapa, fruto de una evolución profunda y llena de retos que 2016 trae debajo del brazo.

Buscando recursos con los que afrontar los nuevos desafíos que están por venir recordé el texto que encabeza este post, y que me ayudó en otros momentos a tomar decisiones. Releer cosas que te inspiraron en el pasado aporta a los textos una dimensión nueva, y matices renovados que aplicar a la nuevas circunstancias. Este texto, preside la entrada del instituto de rehabilitación física de Nueva York, un lugar donde el esfuerzo y el deseo de superación son la tarjeta de visita de todos los que allí acuden.

El texto me llama la atencion, sobre todo por lo que encierra detrás en cuanto a la actuación con propósito. A lo largo de la de la vida, y durante el constante proceso de elección que se deriva de ella, nos empeñamos en elegir caminos desalineados con nuestro propósito, incluso aunque a veces tengamos claro el resultado a alcanzar, llegar se nos hace difícil por no tener coherencia entre lo que hacemos y lo que somos.

Actuar con propósito implica no solo definir el resultado que queremos alcanzar, también supone necesariamente coherencia a la hora de encaminarte a conseguirlo. En 2016 mi principal reto será definir el resultado a alcanzar en un intenso proceso de elección que lleva algunos días abierto, y actuar con coherencia en base a mis decisiones y mi propósito, puesto que no se puede actuar de otra manera. Bueno, miento, puede actuarse de otra manera, pero no tendría sentido.

By | 2016-04-22T10:59:13+02:00 18 diciembre, 2015|Categories: Efectividad|Tags: , , , , |0 Comments

Supera tus creencias para tomar decisiones

Supera tus creenciasLeí hace unos días en el blog de mi compañero David Sanchez unas interesantes reflexiones sobre toma de decisiones en base a valores. Estando de acuerdo con él, sus planteamientos me dan pie a analizar algunas cuestiones previas a la toma decisiones.

Durante estos últimos 4 días he participado en un taller sobre programación neurolingüistica, impartido magistralmente por Giuseppe Meli y Jacopo Rivoltella. En este taller he aprendido, entre otras cosas, la forma que tenemos de pensar, que consecuentemente nos dirige a actuar. Uno de los descubrimientos más interesantes para mí a lo largo de estos 4 días ha sido el comprobar en mis propias carnes como las creencias nos hacen actuar. He podido experimentar la frase que tantas veces he oído repetir a mi maestro, y ante todo amigo, José Miguel Bolivar, de que «Hacemos lo que hacemos, porque creemos lo que creemos».

Las creencias son mecanismos necesarios porque ayudan a validar nuestros propios valores y establecer automatismos en algunos aspectos de nuestro comportamiento. Las creencias se adquieren de forma lenta, y se refuerzan con su uso a lo largo del tiempo. Por este motivo, una creencia adquirida de pequeño, con el tiempo se convierte en una herramienta que te permite actuar de forma instantánea en determinadas ocasiones. Esto proporciona mecanismos que facilitan el no tener que estar aprendiendo continuamente determinados comportamientos. Algunas de nuestras creencias las tenemos tan interiorizadas que ni siquiera somos conscientes de ellas, pero actuamos en base a sus designios, que ademas hemos aprendido a considerar normales. Precisamente ahí reside su peligro, en aquellas creencias que hemos aceptado, pero que nos limitan. Son creencias que nos hacen asumir que la realidad es de una determinada forma, y actuar en consecuencia, como nosotros hemos interpretado que es, aunque no sea así. La lucha contra esas creencias es complicada, puesto que en cierto modo es una lucha contra nosotros mismos, agravándose el hecho de que a veces ni siquiera somos conscientes de la existencia de esas creencias. La buena noticia es que esas creencias es posible cambiarlas y sustituirlas por otras que nos faciliten realizar determinados comportamientos. Superar estas creencias limitantes, nos acerca a la realidad y nos ayuda a avanzar en nuestra vida.

Como conclusión, y volviendo al inicio, un paso previo en la toma de decisiones es asegurarse de tomarlas evitando que influyan en la elección creencias limitantes que perjudicarían la propia decisión, hecho que conlleva un trabajo personal de descubrimiento de las mismas y sustitución de aquellas que son limitantes por otras que nos permitan evolucionar.

By | 2016-04-28T01:59:03+02:00 23 noviembre, 2015|Categories: Efectividad|Tags: , , , , |0 Comments