posteriorizar

Incuba sin miedo #habitolunes (X)

Incuba sin miedoEsta semana vamos a continuar trabajando el hábito de no hacer. Como veiamos la semana pasada todo lo que no requiere acción hasta la próxima revisión semanal, puede tener varios destinos, si no requiere que hagamos algo en el futuro, tiene 2 caminos, o le encontramos una posible utilidad a futuro, y lo archivamos, o si no la tiene, lo eliminamos.

El resto de «cosas» son aquellas que pueden, o no, tener acción en el futuro pero hemos decidido no hacer nada antes de la próxima revisión semanal.

Estas «cosas» pueden clasificarse de 2 maneras:

  • Si es necesario revisarlas, irán a parar a la lista «Esta semana no». Esta lista se compone de acciones a las que no vamos a dedicar nuestra atencion en los próximos 7 días, pero debemos revisarla todas las semanas porque por su naturaleza, podrían pasar a requerir acción en algún momento.
  • Las acciones que por su naturaleza no van a requerir acción, y en caso de requerirla solo lo harán en base a nuestra voluntad, y no por circunstancias externas, irán a la lista de «Algún día/tal vez».

El objetivo de estas 2 listas es conseguir descargar nuestra atención de aquellas posibles tareas que podemos no hacer esta semana, y que acaban sobrecargando la parte del sistema al que debemos prestar atención, haciéndolo inoperativo y pesado.

Por otro lado, descubriréis que muchas de las acciones que incluimos en estas listas de una u otra manera, se acaban resolviendo sin que nosotros tengamos que intervenir, con lo cual, nos daremos cuenta de que toda intervención en ellas habrá sido un derroche de nuestra atención, en detrimento de aquellas a las que si debemos prestársela.

Es importante para el desarrollo del hábito de posteriorizar, perder el miedo a dejar las cosas «aparcadas» un tiempo. En contra de los que creemos, lo importante no es priorizar, sino saber que cosas puedo no hacer. Pensad que si metiéramos todo en la «parte que requiere nuestra atencion» íbamos a dejarlas sin hacer igual, puesto que tenemos las limitaciones que tenemos, o peor aun, las haríamos dejando de hacer aquellas a las que si debemos prestarles atencion. En el fondo estamos desarrollando el hábito de elegir centrarnos en aquello que objetivamente tenemos que hacer, eliminando nuestros propios criterios subjetivos. En este caso, es mejor quedarse cortos de acciones que vamos a hacer, que pasarse. Si nos quedamos cortos, siempre podemos recurrir a la lista de «esta semana no» para «recuperar» acciones. De la otra manera, podemos dejar sin hacer acciones que acarreen consecuencias indeseables para nosotros y el correspondiente estrés que dejarlas sin hacer trae consigo.

No seáis gallinas y habituaros a incubar. Que tengáis buena semana.