responsabilidad

El único responsable de tu efectividad eres tú

Señalar dedo

“Cuando señalas con el dedo recuerda que tres dedos te señalan a ti.”

Proverbio inglés

En muchas ocasiones nos hemos propuesto mejorar nuestra efectividad, y para ello hemos hecho todo tipo de pruebas.

Normalmente el voluntarismo inicial por mejorar suele ir acompañado del agobio por la repetición. Llega un momento que tras una pequeña mejora inicial nos empeñamos en mejorar rápidamente, y se nos ocurren infinidad de formas de mejorar, buscamos atajos y «apaños» que creemos que funcionan y con los que pretendemos engañarnos a nosotros mismos para mejorar más deprisa.

Como en la casi todo, el paso del tiempo pone cada cosa en su lugar y cuando vemos que nuestros trucos no funcionan el siguiente paso es buscar culpables. Uno de los primeros que solemos buscar son nuestras herramientas. En ese momento el enfoque del trabajo estará orientado a buscar la herramienta perfecta y dedicará todo el tiempo necesario buscando la que, en un primer momento, realice el trabajo por mi, y al comprobar que no se encuentra, porque no la hay, a buscar la que más optimice el trabajo. La decepción será absoluta al comprobar que la enésima herramienta no mejora la efectividad prácticamente nada con respecto a la primera que empezaste a usar, y en un gran porcentaje de los casos se acaba volviendo a la primera.

En ese momento solemos continuar culpando a nuestros compañeros, a nuestro jefe, a la vida, etc, y de esa manera evadir la responsabilidad sobre la improductividad.

Me gustaría que pensaras por un momento en un hábito que para muchos es muy difícil de eliminar, fumar. Las personas que fuman y quieren dejarlo, a veces pasan por las situaciones antes descritas. El hábito de fumar es más difícil de eliminar cuanto más tiempo se lleva realizando. ademas se da la circunstancia de que dejar de fumar a priori es más sencillo puesto que no nos implica hacer nada, sino únicamente no hacer. De los que han fumado mucho y consiguen dejarlo, muchos vuelven a caer fumando un solo cigarro pero, ¿Pasan de fumar un solo cigarro a volver a fumar la cantidad que siempre fumaban, o vuelven a fumar esa cantidad de manera paulatina? Normalmente vuelven a fumar de manera paulatina. A veces van a terapia, leen libros, estudian maneras de dejar de fumar, cuando es algo muy sencillo, y además implica no hacer nada. A menudo culpan al estrés, a las situaciones provocadas por los demás, a que los compañeros fuman, pero en realidad la última palabra sobre si fumar o no la tienen ellos. Aunque, como es un hábito que solo requiere no hacer, algunas personas,pocas, son capaces de hacerlo mediante la fuerza de la voluntad, pero lo normal es hacerlo de forma paulatina y poco a poco ir perdiendo ese deseo de fumar. A veces hay algunos fumadores que les ayuda sustituir ese hábito por el de masticar chicle, o cosas similares.

Con la efectividad pasa algo parecido que con el hábito de fumar, pero con algunas circunstancias añadidas. La efectividad no supone cambiar un hábito sino varios, además previamente has de eliminar ciertos hábitos que hasta ahora estaban provocando la falta de efectividad, por lo que la voluntad solamente no vale, necesitas un compromiso firme unido a una tendencia de mejora continua hasta que esos hábitos productivos sean algo que salga de manera automática, de lo contrario volverás a caer.

Por lo tanto, si quieres mejorar tu efectividad, asume que el responsable eres tu, y empieza por cambiar tus hábitos.

By | 2016-04-22T11:25:41+02:00 6 noviembre, 2015|Categories: Efectividad|Tags: , , |0 Comments